FINBA

Investigan cómo ajustar la respiración artificial para evitar daños cerebrales

El grupo de la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Asturias (FINBA) que dirige el jefe de la UCI cardiaca del HUCA, Guillermo Muñiz Albaiceta, investiga cómo ajustar la respiración artificial para evitar daños cerebrales.

El grupo de Guillermo Muñiz Albaiceta tiene 14 años pero su media de edad no llega a los 40. Son ocho intensivistas, químicos y biotecnólogos que buscan la mejor manera de aplicar la ventilación mecánica a un paciente. Parten de que la tecnología salva vida pero puede generar secuelas. La investigación está en fase experimental con modelos animales y ya han encontrado un mecanismo que produce daño cerebral.

Acaban de mudarse a La Cadellada desde la Facultad de Medicina del Cristo. Ahora, identifican mecanosensores. Saben que las células del pulmón se estiran, y lo hacen más con la respiración artificial que con la normal.

Para el jefe de la UCI cardiaca del HUCA, la cercanía e interacción con el Hospital es capital. Tienen más cerca a especialistas médicos y comparten recursos e ideas con otros científicos.
Cuentan con unos 100.000 euros netos anuales, que logran presentándose a convocatorias públicas de ayudas nacionales y autonómicas. El 70% del dinero se dedica a personal.