FINBA

Innovación del laboratorio al paciente

Foto: El consejero Francisco del Busto, a la derecha, saluda al secretario del Patronato de la Finba, Antonio Blanco, en presencia del rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García.

La Consejería de Sanidad se ha marcado como objetivo para el Instituto de Investigación Sanitaria del Principado (Ispa) alcanzar el máximo nivel de excelencia. Para ello, se propone aprovechar sinergias, fomentar la cooperación e impulsar su liderazgo en proyectos internacionales. Así lo indicó ayer el titular de Sanidad, Francisco del Busto, quien resaltó la importante labor que está desarrollando este instituto para mejorar el posicionamiento de Asturias en materia de investigación e innovación.

El primer paso, según explicó el consejero, será conseguir antes de que termine 2018 la acreditación como instituto de investigación sanitaria multidisciplinar según los criterios marcados por la legislación estatal y la guía técnica de evaluación del Instituto de Salud Carlos III. El instituto asturiano, añadió Francisco del Busto, deberá llevar a cabo una actividad de innovación sanitaria «basada en la ineludible necesidad de retorno al sistema sanitario, incluyendo objetivos relativos a la innovación y la mejora de la calidad de la asistencia clínica que tengan una repercusión en la ciudadanía».

El primer paso, según explicó el consejero, será conseguir antes de que termine 2018 la acreditación como instituto de investigación sanitaria multidisciplinar según los criterios marcados por la legislación estatal y la guía técnica de evaluación del Instituto de Salud Carlos III. El instituto asturiano, añadió Francisco del Busto, deberá llevar a cabo una actividad de innovación sanitaria «basada en la ineludible necesidad de retorno al sistema sanitario, incluyendo objetivos relativos a la innovación y la mejora de la calidad de la asistencia clínica que tengan una repercusión en la ciudadanía».

El Instituto de Investigación Sanitaria es un centro multidisciplinar orientado a la excelencia en la investigación, dependiente del Gobierno de Asturias, la Universidad de Oviedo y la Finba, que se encargará de impulsar la innovación orientada a la asistencia sanitaria en el ámbito de la biomedicina, la biotecnología y la bioingeniería. El organismo centrará sus estudios en el cáncer y el envejecimiento, la biopatología de grandes sistemas, las neurociencias, la inmunología y la microbiología, líneas todas ellas definidas en su plan estratégico.

Al instituto están adscritos 33 equipos y quedarán vinculados durante cinco años, si bien podrán ser renovados por idénticos periodos en función de los resultados de las evaluaciones correspondientes.

Hay tres tipo de equipos. Los consolidados son los que acumulan una trayectoria larga acreditada por publicaciones de alto nivel y cuentan con financiación competitiva continuada. Los emergentes están formados por investigadores de calidad que no han alcanzado aún estabilidad y madurez en la actividad científica, mientras que los asociados están constituidos por profesionales que, sin cumplir los criterios de los anteriores, desarrollan una actividad investigadora en sintonía con las líneas de I+D+i de la entidad y muestran potencial para constituirse como emergentes.